Noticias

Columna del CEJA, edición 4, febrero de 2014

En la columna de este mes del CEJA (Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores), Massey Ferguson conversa con Matteo Bartolini, Presidente del CEJA, acerca de la cadena de suministro alimentario y su efecto en agricultores y consumidores.

MF: ¿Cómo afecta la naturaleza de la cadena de suministro alimentario a los agricultores?
MB: La cadena de suministro alimentario es un asunto de gran importancia en la agricultura, especialmente en Europa. En las últimas décadas, la prolongación de las cadenas alimentarias y los requisitos exigidos por procesadores y minoristas por igual han contribuido a una reducción considerable del poder de negociación de los agricultores. La leche es un ejemplo de ello del que sin duda todo el mundo ha oído hablar. Ha convertido a muchos agricultores de la Unión Europea (UE) en seguidores de precios en vez de fijadores de precios. Son los dos extremos de la cadena de suministro alimentario, los productores en un lado y los consumidores en el otro, los que más pierden debido a este modelo, y es el intermediario con más poder el que cosecha las mayores ganancias. Este modelo debe cambiar para que el sector agrícola continúe siendo atractivo para los jóvenes.

MF: ¿Hay cambios en marcha?
MB: La venta directa es un nuevo tipo de modelo de suministro que cada vez es más popular en algunas regiones europeas, lo que beneficia tanto a productores como a consumidores. La venta directa es la cadena de suministro alimentario más corta que se puede encontrar, ya que los propios agricultores venden sus productos directamente a los consumidores a través de sus propias tiendas de granja o la recolección en la granja, ya sea mediante la entrega al consumidor o en mercados locales. Esto genera un importante valor añadido para estos agricultores, y reduce la larga lista de intermediarios que anteriormente forzaban subidas de precios para quedarse con los beneficios. Además, al desarrollar su propia marca, marketing y venta, los agricultores pueden aumentar la rentabilidad de sus productos.

MF: ¿Cómo beneficia a los consumidores la venta directa?
MB: La venta directa beneficia a los consumidores tanto como a los productores. Garantiza información precisa sobre el producto, en especial su trazabilidad, y permite el contacto directo con el productor. Además, es probable que el consumidor pueda disfrutar de los productos más frescos por un precio muy competitivo.

La venta directa de este tipo también beneficia a la sociedad y a la agricultura en su conjunto. Permite aumentar los conocimientos sobre agricultura y productos locales y promover las ventajas de los mercados y las tiendas de granja de los agricultores, así como una mayor calidad de los productos agrícolas frescos. Acercar el agricultor al consumidor conciencia a ambas partes de los deseos y necesidades mutuos, y aumenta el orgullo en la producción y las especialidades regionales y locales.

MF: ¿Qué papel desempeñan los jóvenes agricultores?
MB: Sin duda la venta directa es, allí donde es posible, una gran oportunidad para agricultores de todas las edades. Sin embargo, da la impresión de que los agricultores jóvenes son especialmente innovadores en esta área, probablemente porque muchos de ellos han estudiado marketing y otras materias de carácter empresarial, por lo que comprenden lo que se espera de ellos. También tienen la capacidad de utilizar herramientas de comunicación innovadoras para hablar directamente con sus compradores, sobre todo en los que se refiere a redes sociales. Las herramientas de redes sociales pueden ser un medio excelente para comercializar productos propios, pero también para acercar el consumidor al agricultor y difundir más información sobre las ventajas de los productos locales, la venta directa y los mercados de los agricultores. Todo esto ya está a disposición de las generaciones más jóvenes de agricultores, capaces de aprovecharlo al máximo. Yo mismo utilizo muchas de estas herramientas en mi granja de trufas de Umbría.

MF: ¿Hasta qué punto es importante acercar a los productores y los consumidores?
MB: Creo que es fundamental para garantizar que el sector sea atractivo para los jóvenes desde el punto de vista económico, pero también para ayudar a sensibilizar sobre los mismos problemas que el CEJA comunica desde Bruselas. Esto incluye asuntos como el envejecimiento de la población agrícola y la necesidad de apoyar a los agricultores europeos debido a los bienes públicos y el valor añadido que proporcionan al resto de la sociedad.

MF: ¿Qué se puede hacer para concienciar al público sobre estos problemas?
MB: El CEJA ha hecho un trabajo excelente en los últimos años en muchos de estos aspectos, sobre todo con campañas de comunicación como Future Food Farmers (Agricultores de la Alimentación del Futuro). Sin embargo, no hay nada que se compare con una conversación directa entre un agricultor y un consumidor, ya sea en un mercado de agricultores o en Twitter o Facebook. Ya es hora de dar forma al marco de las políticas para facilitar cadenas de suministro alimentario más cortas en la UE con el fin de mejorar el poder de negociación de los productores y beneficiar a los consumidores. La Comisión Europea ha realizado avances en este sentido y, como jóvenes agricultores, están deseando ver el desarrollo de esta iniciativa. Es fundamental que mejoremos la comunicación acerca de las ventajas de una producción alimentaria europea segura, diversa y de calidad alta, y acerca del motivo por el que los agricultores merecen el apoyo público por el duro trabajo que desempeñan.

Si desea ponerse en contacto con Matteo Bartolini o el CEJA, envíe un correo electrónico a allusers@ceja.eu

.