Columna del CEJA, edición 3, enero de 2013

Noticias

Columna del CEJA, edición 3, enero de 2013

En la columna de este mes del CEJA (Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores), Massey Ferguson conversa con Matteo Bartolini, el presidente del CEJA, acerca del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014, promovido por la ONU.

MF: ¿Por qué es importante la agricultura familiar? ¿En qué consiste una explotación familiar?
MB: El CEJA ha recibido con entusiasmo la iniciativa del Año Internacional de la Agricultura Familiar promovida por la ONU. Es un asunto al que me siento particularmente vinculado a nivel personal. Estamos comprometidos con la promoción de la agricultura familiar y la divulgación de su papel en el mundo. Los agricultores jóvenes son el presente y el futuro del modelo de la agricultura familiar, por lo que es muy importante que participen en este debate desempeñando en él un papel protagonista. El concepto de agricultura familiar incluye a los pequeños propietarios y a agricultores medianos cuyas actividades estén gestionadas por una familia y dependan básicamente del trabajo de los miembros de la familia. Hay en el mundo más de 500 millones de agricultores familiares, que juntos suman el 80% de todas las explotaciones agrícolas y el 70% de la producción mundial de alimentos. Estas explotaciones familiares proporcionan empleo e ingresos a más de dos mil millones de personas y ayudan a preservar los recursos naturales y los cultivos alimentarios tradicionales. Además, son esenciales para la protección de la biodiversidad. Por otro lado, los agricultores familiares son uno de los grupos de población más vulnerables del mundo, particularmente en el caso de desastres naturales como fenómenos meteorológicos de gran magnitud o terremotos.

MF: ¿Qué puede conseguir el Año Internacional de la Agricultura Familiar?
MB: Debe fomentar la concienciación sobre todos estos problemas con el objetivo de cambiar el marco de las políticas agrícolas globales, en particular la importancia de la próxima generación de agricultores. El sector de la agricultura familiar debe aumentar su atractivo financiero de cara a los jóvenes mediante la concesión de ayudas públicas, la reducción de las cadenas de suministro y la mejora del acceso a las tierras, el crédito y los mercados.

MF: ¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta la sostenibilidad de la agricultura familiar en Europa?
MB: Sin duda, el envejecimiento de los profesionales del sector. A pesar del modelo de agricultura familiar, la edad media de los agricultores sigue aumentando y el número de explotaciones, reduciéndose. Las explotaciones familiares no están pasando a manos de las generaciones jóvenes y, cuando esto sucede, suele ser demasiado tarde. Es preciso facilitar y fomentar la sucesión con el fin de invertir la tendencia de envejecimiento de la población agrícola y asegurar la producción de alimentos en Europa y el resto del mundo.

MF: ¿Qué podemos hacer para que la agricultura familiar siga viva y con buena salud en Europa?
MB: Para garantizar que la agricultura familiar siga contribuyendo a la competitividad de Europa en la agricultura y a conservar nuestra tradicional producción de alimentos frescos, seguros y de alta calidad, debemos centrarnos en las oportunidades que el aumento del número de agricultores jóvenes puede aportar al modelo. Garantizar el futuro del modelo de agricultura familiar en Europa es vital no solo para preservar la tradición europea de disponer de una gran variedad de alimentos seguros y de alta calidad, sino también para proteger la competitividad de la UE en el mercado mundial. La agricultura familiar es también importante por su aporte de valor añadido al sector agrícola, ya que permite acortar las cadenas de suministro y fomenta la venta directa y el empleo para los jóvenes en las zonas rurales, en un momento en el que el desempleo juvenil en Europa arroja índices preocupantes, en especial en el campo.

MF: ¿Qué puede ofrecer a los jóvenes el modelo de agricultura familiar?
MB: Empleo, ingresos y oportunidades. Los jóvenes agricultores pueden además ayudar a modernizar el sector e incrementar la innovación a través del uso de la tecnología y la investigación y el desarrollo, así como el grado de concienciación medioambiental. Ese debería ser el tema central de los debates sobre la sostenibilidad del modelo de la agricultura familiar en Europa. Sin agricultores jóvenes, la agricultura familiar europea no sobrevivirá durante mucho más tiempo. También es de todos sabido que las explotaciones familiares de todo el mundo tendrán que afrontar el reto del crecimiento de la demanda global de alimentos, en particular de proteínas animales. Los agricultores familiares deben verse como una solución al problema del hambre en el mundo, cosa que solo podrá lograrse si el número de jóvenes que se dedican a la agricultura aumenta.

MF: ¿Cómo contribuirá el CEJA a esta iniciativa?
MB: El CEJA es miembro asociado de la Organización Mundial de Agricultores (OMA) y preside su comité de jóvenes agricultores, con lo que contribuirá a la iniciativa a través del puesto de la OMA en el comité directivo de la ONU sobre agricultura familiar. Pondremos especial énfasis en la dependencia que el modelo tiene de los jóvenes. Es esencial que la juventud y los jóvenes agricultores asuman el protagonismo del debate.

Si desea contactar con Matteo Bartolini o la CEJA, puede enviar un correo electrónico a allusers@ceja.eu

Hay en el mundo más de 500 millones de agricultores familiares, que juntos suman el 80% de todas las explotaciones agrícolas y el 70% de la producción mundial de alimentos.